¿Qué es un fichero de morosidad?

ASNEF, BADEXCUG, FIJ, RAI… ¿Te suenan? Son los más conocidos y trabajan a nivel nacional. Son bases de datos sobre solvencia patrimonial y crédito, es decir, bases de datos donde figuran personas y empresas que tienen algún tipo de deuda pendiente.

Estas listas se han creado para que las empresas de distintas clases, pero sobre todo las del sector financiero, evalúen la solvencia de sus clientes y, así, poder decidir si es o no conveniente concederles préstamos o prestarles algún servicio.

¿Por qué estoy en un fichero de morosidad?

Antes de ser incluido en un fichero de morosidad han de llevarse a cabo una serie de comprobaciones, tanto por parte del acreedor como por parte del fichero.

La ley establece que debe haber tres avisos distintos antes de ser incluido; uno en cuanto se firma el contrato, en forma de aviso; el segundo, una carta donde se conmine a pagar y se informe de sus intenciones en caso de no producirse dicho pago; y el tercero, ya responsabilidad del fichero, asegurarse de que el interesado tiene pleno conocimiento de su inclusión, avisando vía carta de que esta sucederá en un máximo de 30 días, plazo del que dispone para realizar alguna reclamación.

A pesar de esto, en repetidas ocasiones, las empresas incluyen de manera automática a clientes con los que han tenido algún problema para así presionarlos y que realicen el pago, a sabiendas de que incumplen la ley. Estos apuntes llegan a darse de alta porque los responsables de los ficheros los dan por válidos sin contrastarlo.

Existe, en este caso, una excepción: el RAI o Registro de Aceptaciones Impagadas. En este pueden entrar empresas que simplemente no hayan cumplido con el pago de cheques, pagarés y letras de cambio con valor de 300€ o más, que al tener ya la firma reconociendo la deuda, hace prescindibles todos los avisos previos.

Si existe algún tipo de reclamación, arbitral, judicial o administrativa sobre la deuda exigida o algún indicio que contradiga el cumplimiento de los requisitos anteriores, no se puede incluir esta en ningún fichero.

Si no varía su estado, una misma incidencia no puede estar más de seis años en el fichero. En el caso del RAI, 30 meses.

¿Cómo puedo saber si estoy en algún fichero?

Si no ha recibido ninguna notificación pero piensa que puede estar incluido, tiene que remitir una carta firmada al fichero, con una copia (por ambas caras) del documento que acredite su identidad (DNI, NIE, pasaporte, etc.) Cuando reciba la respuesta, debe venir acompañada, también, del historial de las empresas que han consultado sus datos en los últimos seis meses.

Ya estoy en un fichero de morosos ¿Qué puedo hacer?

Dependiendo de si la deuda está pagada o no, se debe actuar de una manera u otra.

Si está pagada se le remitirá al registro un escrito solicitando la cancelación de la incidencia, con sus datos y la documentación acreditativa necesaria, junto con el justificante del pago de la incidencia y una dirección a la que remitir la respuesta.

Si no está pagada sería necesario realizar una carta más específica con los datos de la incidencia y los argumentos por los que no procede que esté ahí. Siempre que se pueda, hay que acompañar estos escritos de toda la documentación de la que se disponga.

A veces los ficheros se demoran más de los 10 días administrativos permitidos por ley en sus respuestas. Por ello, debemos reclamar reiteradas veces las solicitudes hechas y en ocasiones volver a enviar documentación requerida.

Si después de todo esto, siguen sin darle de baja y considera que su inclusión ha sido injusta, puede recurrir a la Agencia Española de Protección de Datos.

2 thoughts on “¿Qué es un fichero de morosidad?

  1. Antonio López - 18 febrero, 2014 at 4:28 pm

    Es una injusticia total que de forma unilateral te incluyan en cualquier fichero sin que previamente se te condene a pagar dicha deuda. ( por ejemplo: Impago por facturación fraudulenta, descuentos de papel con falsificación en la letra de cambio, incumplimiento y cobro de comisiones indebidas por las diferentes entidades financieras y un sin fin mas de incidencias que son ajenas a cualquier titular de cuenta,). Estimo que se debe castigar de forma ejemplar a los ficheros responsables de las inclusiones que no cumplan reglamentariamente.

    Reply
  2. Albert - 12 junio, 2014 at 9:43 pm

    Desde 1998 estoy intentando conseguir un abogado. Pero no tengo dinero en la cartera para pagarlo, (no puedo hacer pagos por tener un «curador» que se dedica ha retrasar tanto como parece solucion).
    tengo una cuenta con saldo positivo pero la oficina no me deja por contrato usar. en proncipio no es es procedente de ninguna paga del sector publico.).
    Es decir, puedo costearme sus servicios legales con solo un poco de papeleo por su parte.
    Gracias.

    .

    Reply

Dejar un comentario