Financiación a través de capital riesgo

Capital riesgo, crowdfunding…te suenan, ¿verdad? Términos como estos, que hasta hace relativamente nada nos resultaban del todo desconocidos, no han dejado de sonar en los últimos meses. Es el resultado de la crisis, de la falta de crédito y de la excesiva dependencia bancaria de las empresas españolas. Pero, sobre todo, del afán de supervivencia que ha llevado a las empresas a optar por mecanismos de financiación alternativa, como la financiación a través de capital riesgo.

El martes, en nuestra sección “Cómo montar un negocio”, hacíamos un repaso a opciones como Sociedades de Garantía Recíproca, Business Angels, crowdfunding y capital riesgo, en el que hoy nos centraremos y para cuya gestión os daremos cinco consejos clave.

Objetivo financiación: capital riesgo

Las empresas de capital riesgo tienen varias formas de financiar proyectos: a través de préstamos participativos o a través de la adquisición de participaciones sociales en la empresa. Los Fondos de Inversión ofrecen su capital principalmente a negocios que ofrezcan perspectivas de alta rentabilidad, puesto que tienen que compensar el elevado riesgo que asume el inversor en iniciativas empresariales. También es imprescindible que dichos negocios se orienten hacia mercados en crecimiento, con una demanda potencial importante y con posibilidades de conquistar mercados extranjeros.

Si estás decidido a financiarte a través de capital riesgo, el paso previo es documentarse sobre los posibles inversores a través de la lectura especializada. Existen actualmente varias publicaciones muy útiles que te pueden ayudar a sumergirte en el mundo del capital riesgo:

5 consejos prácticos para la gestión de la financiación a través de capital riesgo

 

Elaboración del plan de negocios

Siempre es necesario haber elaborado un plan de negocios completo y detallado. El plan ha de contener las previsiones para los próximos 3-5 años y, sobre todo, dejar muy claro qué dinero se necesita y para qué, debiendo estar totalmente justificado el destino de la financiación. Resulta imprescindible tomar consciencia de cuándo debemos recurrir a una plataforma especializada como Iberfinancia Consultores a la hora de elaborar un plan, puesto que es probable que solamente tengamos la oportunidad de presentar un único proyecto.

 

Estudio de la oferta de capital-riesgo

Una vez tengamos definido el plan de negocios, hemos de identificar las empresas de capital riesgo que más se adecúen a nuestro perfil (pequeñas, medianas o grandes) y presentarlo. También hemos de tener presente el valor añadido que nos pueden aportar de forma accesoria y no solo por la estricta concesión de la financiación. Por eso, debemos tener en cuenta qué empresas forman parte del grupo inversor, puesto que si tenemos alguna empresa relacionada con nuestro sector de actividad podemos desarrollar y explotar sinergias adaptativas que fomenten el desarrollo del negocio.

 

Confidencialidad y protección de datos

Lo usual es que cuando presentemos la solicitud, las empresas de Capital Riesgo o los Business Angels firmarán un contrato de confidencialidad con el que se garantizará la protección de la propiedad intelectual de vuestro proyecto.

 

Evaluación inicial

En un plazo relativamente corto de tiempo, informarán sobre si existe o no interés por su parte en el proyecto. En caso de estar interesados, se iniciará un proceso más largo, a través de un análisis a fondo que incluye diversas reuniones con el objetivo de conocer el negocio y el equipo directivo, prestando especial atención a varios puntos:

  • Mercado. Oportunidades que la empresa va a aprovechar, los clientes potenciales y el tamaño del mercado.
  • Equipo. Resulta primordial la confianza en el equipo de mercado a la hora de tomar la decisión de invertir.
  • Producto y Empresa. El punto en el que se encuentre el desarrollo del producto así como las ventajas competitivas de la empresa son dos puntos clave que los inversores tendrán en cuenta.
  • Financiero. Se trata de un enfoque en el que probablemente no te has parado a pensar. Tu proyecto para los inversores es un producto financiero para el que van a exigir una determinada rentabilidad. Ante la más mínima duda de que las expectativas de rentabilidad puedan no cumplirse, los inversores decidirán no invertir en tu proyecto, por lo que debes centrar los esfuerzos en demostrar la viabilidad del mismo.
  •  Comunicación. Se trata de la venta de tu empresa y, como en cualquier venta, cuidar los aspectos de una buena comunicación es importantísimo.

 

Valoración empresarial y comité de inversiones

Posteriormente, se establecerá una valoración de la empresa y se presentará el proyecto a su comité de inversiones.

Tienes que tener en cuenta que es preciso presentar cierta sangre fría a lo largo de todo este proceso, puesto que no debes mostrar ansiedad, impaciencia, ni cualquier otro síntoma de debilidad que ponga de manifiesto la dependencia de tu proyecto del inversor. Si no te crees capaz de seguir este sencillo consejo, es recomendable que cedas una parte de la gestión a un tercero especializado en negociaciones de forma imparcial.

 

¿Te han resultado útiles estos consejos? Puedes compartirlos en tus redes sociales, ¡gracias!

 

Autora: Lucía Estrada
Departamento Financiero Iberfinancia Consultores

Dejar un comentario