Financiación no bancaria: crowdfunding

Quizá si hace un año hubiésemos publicado este post, la gran mayoría poco sabríamos decir acerca del crowdfunding. Sin embargo, a estas alturas del partido se ha convertido en un término habitual. Quizá por el auge de la financiación no bancaria en España o por la polémica suscitada por su futura regulación gubernamental. Quién sabe, a fin de cuentas, se suele decir que “prohibir es suscitar el deseo”…Sea como fuere, desde el Departamento Financiero de Iberfinancia Consultores nos sumamos a este debate que a nadie deja indiferente. No sin antes analizar a fondo el crowdfunding y todos los beneficios que puede reportar a vuestro negocio.

El crowdfunding o financiación colectiva.

El crowdfunding es un modelo de financiación colectiva, soportado por las tecnologías de Internet, para la financiación de empresas y sus proyectos. Permite a cualquier emprendedor o empresa, reunir una suma de dinero significativa, recaudada entre muchas personas para apoyar una determinada iniciativa empresarial.

Existen varios tipos de crowdfunding:

  • Microdonaciones sin recompensa alguna para el inversor.
  • Microdonaciones con recompensa (producto financiado, merchandising, etc.)
  • Crowdlending, préstamos monetarios a cambio de intereses.
  • Equity crowdfunding, inversión a cambio de acciones o participaciones de la empresa.

La filosofía del método se sustenta en la igualdad de oportunidades para las empresas, en la democratización del capital como recurso empresarial y en la prevalencia de los proyectos más interesantes para el gran público.

El crowdfunding tiene otras ventajas a nivel social, adicionalmente a la propia financiación de proyectos:

  • Promueve la colaboración entre personas para lograr objetivos comunes.
  • Permite una mayor difusión de proyectos de ámbito cultural, social o científico.

El crowdfunding se está convirtiendo en una alternativa real para impulsar proyectos y start-ups, ante la parálisis del sistema bancario tradicional y las restricciones de crédito por todos conocidas. Por estas razones, debería ser un objetivo del Gobierno de España y una apuesta clara la diversificación de las fuentes financieras.

El sector se ha desarrollado a nivel mundial debido a la escasez de crédito y la desconfianza ante las actuaciones de los bancos (caso Lehman Brothers, hipotecas subprime, preferentes…). Algunas empresas e inversores se organizaron a través a Internet para financiar proyectos, inicialmente en los ámbitos de la cultura y el ocio, para posteriormente expandirse a todos los sectores de actividad.

En España existen actualmente unas 70 plataformas de crowdfunding  con un volumen de negocio de 30 millones de euros en 2013.

La regulación de la financiación colectiva propuesta por el Gobierno.

La aprobación por el Consejo de Ministros el pasado 28 de febrero de 2014 del Anteproyecto de Ley de Fomento de la Financiación Empresarial, pretende regular por primera vez en España el crowdfunding en sus modalidades de préstamo (crowdlending) y aportación de capital (equity crowdfunding). La nueva ley pretende fundamentalmente:

  • Aportar seguridad jurídica a todos los partícipes: plataformas de financiación, empresarios, emprendedores e inversores.
  • Ampliar y mejorar los instrumentos de financiación de las empresas.
  • Potenciar un sector emergente e importante para el desarrollo de las PYMES.
  • Dar confianza a los inversores y dinamizar la actividad.

La nueva normativa no afectará a aquellas plataformas de crowdfunding basadas en aportaciones desinteresadas, de recompensa o de compra de producto.

El anteproyecto de ley aprobado es una propuesta de regulación, que deberá pasar todavía por la aprobación del Senado y del Congreso. Los puntos más destacados de la norma serían:

  • Se establecen límites para la inversión: 3.000 euros por proyecto/año y 6.000 euros por plataforma/año, y al importe máximo de captación de fondos (máximo 1.000.000 de euros).
  • Se establecen obligaciones para las plataformas de crowdfunding, a efectos de garantizar su transparencia de funcionamiento interno y de las operaciones de financiación que gestionen. Estas empresas deberán tener un capital social igual o superior a 50.000 euros o, en su defecto, disponer de un seguro de responsabilidad civil con cobertura anual de 150.000 euros. Tendrán obligación de registro en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y en el Banco de España, donde deberán facilitar toda la información de sus cuentas y la de sus promotores. La CNMV será la encargada de que los inversores tengan la información necesaria sobre las plataformas, su funcionamiento y las operaciones de financiación publicadas.
  • Se exigirá que los portales web de crowdfunding identifiquen nítidamente el funcionamiento de los préstamos, los posibles riesgos para los inversores.
  • Deberá figurar la advertencia de que la plataforma de crowdfunding  no es una empresa de servicios de inversión (no hay fondo de garantía para garantizar las inversiones).

Inconvenientes del anteproyecto de Ley de Fomento de la Financiación Empresarial

El anteproyecto de ley aprobado ya ha recibido diversas críticas desde varias direcciones. La primera se refiere a los límites establecidas para los inversores y proyectos,  muy por debajo de la existente en otros países donde el sector está más desarrollado.

Sin embargo, en declaraciones recientes, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha matizado la norma con alguna excepción, indicando que no pondrán límites a los inversores profesionales (con una renta disponible de al menos 100.000 euros anuales), ya que podrán destinar todo el dinero que consideren oportuno a un proyecto.

La Asociación Española de Crowdfunding ya ha manifestado al  Gobierno la necesidad de incrementar el importe máximo de captación de fondos por proyecto, elevándolo a 2.000.000 de euros, con la finalidad de hacerlo coincidir con el límite mínimo del valor estimado de las acciones susceptibles de incorporación en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

 

¿Te ha resultado últil este post? ¡Compártelo en tus redes sociales! ¡Muchas gracias!

 

Autor: Martín Beltrán
Departamento Financiero Iberfinancia Consultores

Dejar un comentario