Deudas con proveedores, ¿Qué hacer?

En los últimos años, la crisis y los conflictos que ha traído consigo, como la bajada de facturación, han provocado un sinfín de problemas de tesorería en empresas y autónomos que, en muchos casos, han derivado en deudas con los proveedores, la Seguridad Social o Hacienda.

En muchas ocasiones, la falta de previsión o de conocimiento acerca del funcionamiento de la administración pública nos lleva a no  afrontar nuestros pagos, pero esta no es siempre la mejor opción.

DISTRIBUYE TU DINERO SABIAMENTE

Clientes como Paco, nos planteaban sus múltiples dudas acerca de cómo saber qué hacer con la poca liquidez que tenía, dicho de otro modo: “no puedo pagarlo todo, así que necesito saber cómo hacerlo lo menos mal posible”.

Su empresa de Logística no iba mal, pero en los últimos meses había acumulado impagos de cuentas importantes y, ahora mismo, necesitaba arreglar varias furgonetas para poder trabajar y no contaba con dinero para ello. Tampoco sabía cómo afrontar el IVA del tercer trimestre, así como otros pagos a los que debía atender.

Es importante ser consciente de las repercusiones de nuestros impagos para, en base a ello y a nuestras necesidades (ante todo intentaremos poder continuar trabajando), distribuir nuestros pagos sabiamente, eso sí, demostrando siempre nuestra predisposición al pago y a arreglar la situación aunque no podamos pagar en ese momento.

LA IMPORTANCIA DE LA COMUNICACION

Nuestro primer consejo es siempre: “comunicación”. Si tienes problemas de liquidez, habla con tus proveedores.

No dejan de ser personas como tú, con sus problemas, y quizás puedas conseguir algún tipo de acuerdo que mejore, aunque sea temporalmente, las condiciones de vuestros acuerdos o contratos. O, al menos, de no ser así, serán conscientes de tu intención de solucionar las cosas.

Lo peor que podemos hacer es “escaparnos” de nuestros acreedores porque con ello sólo empeoramos la situación y fulminamos nuestras posibilidades de llegar a acuerdos con estos.

DEUDAS CON SEGURIDAD SOCIAL O HACIENDA

Con la administración pública tenemos la ventaja de que existen una serie de mecanismos que nos permiten fraccionar los pagos o en caso de deuda, aplazarla, lógicamente con sus condiciones.

En primer lugar, siempre es mejor acudir a la administración correspondiente antes de dejar de pagar para adelantarnos al problema, en lugar de hacerlo una vez ya se debe dinero porque así será más fácil obtener un aplazamiento.

Os explicaremos brevemente los pasos que podemos seguir, teniendo en cuenta que pueden existir diferencias entre comunidades especialmente en aquellas con características especiales como Navarra o País Vasco.

–       Seguridad Social: 

Si deseas negociar algún aplazamiento, es importante que hayas activado las notificaciones telemáticas.

Debes acudir a la Seguridad Social con tu DNI y solicitar aplazamiento de la deuda. Iberfinancia Consultores puede estudiar y elaborar un plan de pagos personalizado para ti.

Es posible que te soliciten que abones un tanto por ciento de la deuda para dicha concesión, pero el importe siempre será mucho menor que lo que debías haber pagado, por lo que es una solución muy interesante.

Ten en cuenta que no se piden avales si la deuda es inferior a 30.000€, pero si no te concedieran el aplazamiento, siempre podemos buscar otro tipo de soluciones. Es vital que si se llega a un acuerdo, se cumpla.

–       AEAT

Con Hacienda, los pasos a seguir son más o menos los mismos, pero debemos tener en cuenta que si la deuda es superior a 18.000€, pedirán avales.

Estos avales deben ser bienes (no sirven avales personales) propios o de otra persona, de ahí la importancia de negociar deudas con la administración a tiempo, puesto que si esperamos demasiado quizás ya sea imprescindible dicha aportación y no dispongamos de avales.

En definitiva, es recomendable tener ciertas dotes para la negociación con proveedores, para ser capaces de conseguir acuerdos beneficiosos que nos permitan, en la medida de nuestras posibilidades, ir evitando acumular deudas que puedan afectar al día a día de nuestro negocio.

Dejar un comentario