¿Qué procedimientos tengo para cobrar una deuda?

La acumulación de cantidades incobradas pueden ocasionar un agujero importante en las cuentas de nuestra empresa por lo que es importante conocer con qué métodos contamos para poder cobrar esas deudas. Hoy, desde el Departamento Jurídico de Iberfinancia Consultores queremos darte algunos consejos básicos:

1-Intentar solución amistosa: En primer lugar debemos de agotar todas las posibilidades de solución amistosa o extrajudicial de la deuda con el envío de cartas o burofax reclamando las cantidades pendientes.

2-Consultar bienes del deudor: Si vemos que eso no es posible, antes de embarcarnos en la vía judicial es recomendable un primer sondeo sobre los bienes y actividad del deudor.

Para ello, contamos con empresas que ofrecen servicios de información comercial, en la que se contienen datos contables de empresas y autónomos, incidencias judiciales o administrativas. Asimismo, podemos solicitar al registro mercantil una nota simple informativa de los bienes del deudor.

3-Evaluar la reclamación judicial: Con todos estos datos podremos hacernos una idea del éxito o fracaso de una eventual reclamación judicial.

Procedimientos judiciales para recobro de deudas

En cuanto a los procedimientos judiciales, el más utilizado para el recobro de deudas es el proceso monitorio.

En el caso de que una deuda se pueda acreditar con una factura, un reconocimiento de deuda o cualquier otro documento válido, se puede instar en el juzgado una petición inicial de Procedimiento Monitorio, que es un procedimiento rápido y sencillo en el que no se necesita ni abogado ni procurador. Este procedimiento ha de presentarse ante el Juzgado del domicilio o residencia del deudor. Si al deudor lo encuentran en otro lugar, trasladarán la demanda para el juzgado de donde lo encuentren.

Una vez formulada la petición, el Juez concede al deudor un plazo de 20 días hábiles para pagar (sin contar ni sábados, ni domingos, ni festivos), y pueden ocurrir varias situaciones:

  1.  Que pague en ese plazo, en cuyo caso se archiva el procedimiento sin costas.
  2. Que no pague, y entonces el procedimiento se archiva, se convierte en un título ejecutivo y ya se puede solicitar sin más la ejecución, averiguación y embargo de los bienes del deudor.
  3. Que el deudor formule escrito de oposición para discutir la deuda (necesita abogado y procurador en el caso de que la deuda supere los 2.000 euros). En ese caso dispondremos de un mes para presentar una demanda de juicio ordinario (sin la deuda supera los más de 6.000 euros) con abogado y procurador, en reclamación de la deuda, con lo que nos iríamos a un juicio convencional a discutirla. Si son menos de 6.000 euros, la discutiríamos directamente en un juicio verbal para el cual se señalaría una vista sin necesidad de formular una nueva demanda.

En el caso de que la deuda esté materializada en una letra de cambio, cheque o pagaré, y no hayan transcurrido 3 años desde su vencimiento, disponemos de otro procedimiento parecido, el Procedimiento Cambiario, en el que se solicita mediante demanda cambiaria la ejecución del efecto bancario.

La diferencia es que, en este caso, el Juez concede al deudor un plazo de 10 días hábiles para pagar con embargo preventivo de sus bienes. Si se quiere oponer, tiene que formular una demanda cambiaria con lo que nos iríamos a un procedimiento ordinario a discutir la deuda. Si no paga, nos vamos a la fase de embargo directamente.

Con estos procedimientos se nos ofrecen unas vías relativamente rápidas para poder cobrar las deudas siempre, claro está, que el deudor no entre a discutir el fondo de las mismas, pues ello daría lugar, como decimos, a un proceso más dilatado y costoso.

Los servicios jurídicos de Iberfinancia Consultores están especializados en este tipo de procesos y podemos ayudarte si necesitas cobrar deudas.

 

One thought on “¿Qué procedimientos tengo para cobrar una deuda?

Dejar un comentario