La clave está en la refinanciación de deudas

En Iberfinancia Consultores cada vez son más los casos que nos llegan con la necesidad de refinanciar productos deudas que, nuestros clientes, han acumulado debido a la crisis.

MÁS FACILIDADES PARA REFINANCIAR LAS DEUDAS

Esto se debe a que, hasta ahora, el 80% de las empresas subsisten nutriéndose de financiaciones bancarias y, por tanto, a costa de aumentar peligrosamente su endeudamiento,  algo que lógicamente termina tarde o temprano provocando tensiones de tesorería.

Ante las dificultades para conseguir nuevas financiaciones, la alternativa que se plantean los empresarios es presentar un concurso o preconcurso de acreedores a fin de renegociar sus condiciones actuales, pero estas renegociaciones suelen ser complejas y delicadas.  Suponen enfrentarse a un reajuste de su estructura financiera y, en consecuencia, explicar a los bancos acreedores las dificultades por las que pasan y llegar a acuerdos que deberán ser aceptados por una mayoría de acreedores.

En los últimos meses hemos sido testigos de los graves problemas financieros que envuelven a empresas destacadas de nuestro país. Es muy probable que esto mismo haya sido lo que ha impulsado al Gobierno a incentivar o aplicar medidas que favorezcan o faciliten este tipo de refinanciaciones.

Como todos sabemos, los criterios bancarios se han ido endureciendo. En general, las dificultades para acceder al crédito o para acometer cualquier negociación bancaria son muchas y muy diversas, colapsando así el día a día de muchas empresas que se encuentran sin liquidez para poder trabajar. Los problemas se agudizan cuando esas empresas son pilares básicos de nuestra economía como Fagor, Pescanova, Roca o Panrico… cuya contribución al PIB es más que importante.

MATERIALIZACIÓN

Según apuntan numerosos medios de comunicación, el Ministerio de Economía está analizando varias medidas que incentiven las refinanciaciones. El éxito de las mismas dependerá de la adhesión de las entidades a estas propuestas, por lo que todavía es pronto para conocer el alcance que podrían tener.

Entre las medidas barajadas se encuentran las siguientes:

–       Evitar que un pequeño banco acreedor pueda bloquear negociaciones preconcursales, reduciendo los votos necesarios para la refinanciación de deudas, poniendo fin a las trabas que provocaban que muchas empresas se vieran avocadas al cierre a pesar de que los principales acreedores hubiesen llegado a un acuerdo con la empresa.

–       Incentivar el Mercado Alternativo de Renta Fija, el MARF, abaratando costes para la cotización. De este modo se reduce la dependencia de las empresas respecto de la financiación bancaria.

–       Incentivar la inversión en capital riesgo. 

CAMBIOS ESPERANZADORES

En Iberfinancia Consultores hemos llevado muchos casos de concursos y preconcursos. Se trata normalmente de negociaciones complicadas que se alargan en el tiempo cuando los acreedores son numerosos por lo que, a simple vista, estas medidas parece que podrían reducir el tiempo de negociación, siendo necesario un porcentaje menor de acuerdo entre empresa y acreedores.

Sería una gran noticia que simplificando los preconcursos, más empresas decidiesen optar por esta alternativa cuyo fin no es la liquidación de la empresa sino sanear su estructura.

Hasta ahora, la pequeña y mediana empresa no tiende a plantearse esta opción por los elevados costes, por la lentitud de las negociaciones y, por supuesto, por la falta de previsión y conocimiento real de su situación financiera, por lo que aplaudimos cualquier reforma encaminada a facilitar los trámites para todos y no sólo a grandes corporaciones.

Dejar un comentario