Autónomos: un problema de acceso al crédito

Desde sus comienzos, la crisis ha hecho especial mella en el colectivo autónomo. Un colectivo que tras haber sorteado las dificultades, consiguiendo mantener un saldo positivo en lo que a afiliación se refiere desde el mes de enero, ha recibido un nuevo golpe. El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) ha registrado, durante el mes de agosto, un descenso del 0’42%, lo que supone una pérdida de 12.461 autónomos. No obstante, el saldo anual sigue siendo positivo (9.351 afiliados más) gracias a los buenos datos registrados a lo largo de 2013, con un total de 3.034.003 autónomos de media.

Por sectores, la construcción, la educación y el comercio minorista han sido los que mayores descensos han experimentado con 3.360, 2.397 y 1.621 activos menos, respectivamente, a lo largo del pasado mes. El pequeño comercio, a pesar de ser el menos afectado de los tres, ha sido el sector hacia el que mayor preocupación ha demostrado el secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Sebastián Reyna, declarando que los autónomos al frente del pequeño comercio viven una “situación que puede llegar a ser ya insostenible” entrado el otoño. Son ya 37 meses consecutivos de pérdidas para estos minoristas.

La Federación de Organizaciones de Profesionales, Autónomos y Emprendedores (OPA), la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae) y la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), no han tardado en unirse a UPTA, para hacerse eco de las duras condiciones a las que se enfrenta el colectivo.

Estas instituciones encuentran varios motivos en el descenso del número de autónomos. El más obvio, el fin del periodo estival y las ventajas que éste supone para los trabajadores independientes. Por otro lado, estaría la gran caída experimentada por la demanda interna. Y, por último, las dificultades de acceso al crédito.

Ha sido este último, el motivo en el que mayor hincapié han hecho los representantes de los principales sindicatos de autónomos. Reclaman, así, un acceso rápido y real al crédito paliando, de una vez por todas, el exceso de trámites y las duras condiciones, en general, que acompañan a la obtención de liquidez.

En la misma línea, se pronuncia el último informe anual sobre Competitividad del Foro Económico Mundial (FEM), presentado la pasada semana. De los 142 países analizados, España se sitúa en un puesto 35 (ganando una posición con respecto a 2012), junto a Estonia, Chile o Tailandia, entre otros. En lo alto de la lista, se sitúa Suiza como el país más competitivo. Singapur, Finlandia, Alemania y Estados Unidos completan el “top 5”.

Los datos volcados por el informe, ponen de manifiesto los problemas de acceso al crédito que atraviesa nuestro país. Subraya, además, que a pesar de que la eurozona mantiene los tipos de interés más bajos de su historia (0,5%), esta medida no se ha traducido en fluidez crediticia en España, que ocupa un puesto 138 en cuanto a facilidad de acceso a préstamos.

Por su parte, como ya destacamos recientemente desde Iberfinancia Consultoresel Gobierno ha manifestado que el acceso al crédito es uno de sus principales retos, entendiendo la vital importancia que pymes y autónomos tienen para el tejido económico nacional y, por ende, para la recuperación económica.  Muestra de ello, al Ley de Emprendedores, que pretende propiciar la actividad autónoma y el autoempleo, y su potencial para competir en el mercado europeo. Sobre todo en un momento como el actual en el que la crisis ha incentivado el emprendimiento en España y por ello crece sin parar el número de autónomos que buscan oportunidades por su cuenta al no encontrarlas en las empresas.

 

Dejar un comentario